No Use Tabaco

PW_AD079006

No use tabaco - [Be Tobacco-Free]

Introducción
Nunca es demasiado tarde para dejar de usar tabaco, aunque haya tenido ese hábito 20 ó 30 años. Lo más importante que puede hacer para mejorar su salud y la de las personas a su alrededor es dejar de fumar o de masticar tabaco. No es fácil dejar de usar tabaco. Si ya lo ha intentado, sabe lo difícil que es. Pero no se rinda—si tiene la actitud correcta y suficiente ayuda, tarde o temprano tendrá éxito. 
 
El uso de tabaco aumenta el peligro de sufrir muchos problemas de salud, entre ellos cáncer, enfermedades del corazón y embolias (derrames cerebrales). Además, si usa tabaco, pone en peligro a otras personas. Los niños que son expuestos al humo de cigarro en el hogar suelen tener más infecciones del oído y otros problemas de salud, como asma. Tal vez el mayor riesgo para sus hijos es que sigan su ejemplo. La probabilidad de que los jóvenes usen tabaco es mayor cuando los padres usan tabaco. 
 
Si uno deja de usar tabaco, el cuerpo empieza a sanar en poco tiempo y el peligro de tener otros problemas de salud disminuye. 

En 1 año o menos después de dejar de fumar, el riesgo de padecer un ataque al corazón disminuye a la mitad. Cinco años después de dejar de fumar, el riesgo es casi igual al de una persona que nunca ha fumado.

El daño a los pulmones causado por fumar es permanente. Sin embargo, si uno deja de fumar, evitará que los pulmones se dañen más. La respiración se volverá menos fatigosa y la tos disminuirá.

Cuando uno deja de usar tabaco, el daño a los labios, la lengua, la boca y la garganta disminuye. El peligro de padecer cáncer de la boca y de la garganta disminuye también.

Si uno padece de asma, tendrá ataques menos intensos y menos frecuentes después de dejar de fumar.

Además, si un hombre deja de fumar, es posible que tenga menos problemas para lograr que el pene se erija y se mantenga erecto durante las relaciones sexuales.

Puros y tabaco en polvo
Últimamente, los puros se han puesto de moda. Muchas de las personas que fuman puros sienten que no son peligrosos porque ellas no aspiran el humo. No obstante, la presencia de los puros y del humo en la boca aumenta el peligro de padecer cáncer de la boca, de la lengua, de la garganta y de la laringe. 
El tabaco en polvo o rapé se puede masticar, aspirar o sostener dentro de la boca. Existe una relación directa entre el uso de ese producto y la aparición de cáncer en la boca y en la garganta. 
Cosas que debe saber acerca de los puros y del tabaco en polvo: 

Contienen sustancias que causan cáncer.

Contienen nicotina, una sustancia que eleva la presión de la sangre y hace que el corazón lata más rápidamente.

Pueden producir parches blancos, gruesos y arrugados en el interior de la boca. Esos parches pueden convertirse en cánceres de la boca.

 
Consejos para dejar de usar tabaco
Nadie puede decirle cuándo o cómo dejar de fumar o de masticar tabaco. Usted es el único que sabe por qué usa tabaco y cuáles serán las mayores dificultades si trata de dejar ese hábito. Lo importante es que haga el intento. Confíe en que tendrá éxito, si no la primera vez, entonces la segunda o la vigésimo segunda vez. 
 
Preparación

Haga una lista de las razones por las cuales desea dejar de usar tabaco: para mejorar su salud y la de su familia, para ahorrar dinero, para no arrugarse, o lo que sea. Lea la lista entera todos los días durante un mes. Así, la probabilidad de que tenga éxito será mayor.

Averigüe por qué fuma. ¿Usa el tabaco para darse energía? ¿Para relajarse? ¿Le agrada el rito de fumar o masticar tabaco? ¿Se ha acostumbrado tanto a usar tabaco, que muchas veces lo usa sin darse cuenta? Si hay ciertas situaciones que le causan el deseo de fumar o de masticar tabaco, cambie su rutina para que pueda evitar esas situaciones por algún tiempo. Quizás eso le ayude a dejar el hábito.

Decida cuándo y cómo dejar de usar tabaco. Como la mitad de las personas que dejan de usar tabaco lo hacen “de golpe”. La otra mitad van dejando el hábito poco a poco.

Encuentre una alternativa sana para reemplazar la satisfacción que el tabaco le produzca. Por ejemplo, si le agrada fumar porque le gusta tener algo que hacer con las manos, coja otra cosa: una moneda, un hilo ensartado con cuentas, una pluma o un lápiz. Si le gusta tener algo en la boca, mastique chicle sin azúcar o juegue con palillos sabor a menta.

Planee en premiarse de una forma sana cuando haya dejado de usar tabaco. Para premiarse, use el dinero que hubiera gastado para comprar tabaco si no hubiera dejado de usarlo.

Piense en cosas que pueda hacer cuando le den ganas de fumar o de masticar tabaco: las ganas se le pasarán en poco tiempo. Camine, cepíllese los dientes, cómase un dulce de menta, tómese un vaso de agua o mastique chicle.

Seleccione un programa confiable para dejar de fumar. Los buenos programas tienen por lo menos una tasa de éxito del 20 por ciento. Los programas excelentes tienen una tasa de éxito del 50 por ciento. Las tasas de éxito más altas quizás sean demasiado buenas para ser ciertas.

 
Acciones

Fije la fecha en que vaya a dejar de usar tabaco y aténgase a ella. Escoja una temporada en que vaya a estar ocupado pero no muy tenso.

Guarde los ceniceros y cualquier otra cosa que lo haga pensar en el tabaco. Cuando vaya a un restaurante, siéntese en la sección donde no se permita fumar. Evite el alcohol. Haga cosas que disminuyan la posibilidad de que use tabaco, como dar una caminata o ir al cine.

Pida ayuda y apoyo. Escoja a una amistad de confianza para que le ayude a atravesar los momentos difíciles. Lo ideal es que la persona sea alguien que haya dejado de usar tabaco.

Sepa a qué atenerse. Lo peor habrá pasado en unos cuantos días, pero los síntomas físicos de la abstinencia pueden durar de 1 a 3 semanas. Después, todo es psicológico. Para consejos sobre formas de relajarse, vea "Técnicas de relajación" en "Tensión nerviosa o estrés".

Tenga a la mano bocadillos bajos en calorías para cuando le den antojos. Es posible que tenga más apetito que antes, pero la mayoría de la gente sube menos de 10 libras (4½ kilos) cuando deja de usar tabaco. Además, si deja de usar tabaco, su salud se beneficiará tanto que unas cuantas libras de más no serán importantes. La información en "Nutrición" puede ayudarle a planear comidas y bocadillos sanos.

Salga y haga ejercicio. Le ayudará a distraerse, a relajarse y a no engordar. Vea "La buena condición física".

Si no resiste la tentación de volver a usar tabaco, no se desanime. Muchas veces es necesario hacer varios intentos para poder dejar el tabaco definitivamente. Si empieza a usar tabaco otra vez, perdónese y fíjese en lo que haya aprendido. No fallará siempre y cuando siga haciendo el intento de dejar el hábito.

¡Buena suerte!

 
Productos para dejar de fumar
Los productos para sustituir la nicotina pueden ayudarle a vencer el tabaquismo y a evitar los síntomas de la abstinencia. Los productos liberan nicotina en la corriente sanguínea, pero no las otras sustancias químicas peligrosas que se encuentran en el humo y en el tabaco, como monóxido de carbono y alquitrán. Usted podrá ir reduciendo poco a poco la cantidad de nicotina que consume hasta que el cuerpo ya no dependa de esa sustancia. 
 
El tratamiento para sustituir la nicotina se consigue en varias presentaciones: goma de mascar, pastillas, parches para la piel, aerosoles para la nariz e inhaladores. 
 
Todos los productos pueden causar efectos secundarios. Tal vez tenga que probar más de un producto para encontrar el que le dé los mejores resultados. 
 
El uso de cualquiera de los productos será más eficaz si usted además se inscribe en un programa para dejar de fumar. Los programas sirven para aprender a contender con el hábito de fumar o de masticar tabaco, mientras que los sustitutos de la nicotina le ayudan a uno a vencer la dependencia a esa sustancia. 
 
Actualmente está disponible un medicamento que no contiene nicotina y que sirve para controlar la irritabilidad y las ganas de usar tabaco que se presentan al dejar de fumar o de masticar tabaco. Para obtener ese medicamento hay que tener una receta del médico. Primero, trate de dejar de usar tabaco sin el medicamento. Muchas personas tienen éxito sin él. 
 
Créditos

Autor(a)

Katy E. Magee, MA

Revisor(a) médico(a) principal

Patrice Burgess, MD
- Medicina Familiar

Revisor(a) médico(a) especialista

Steven L. Schneider, MD
- Medicina Familiar

Última revisión

July 1, 2004

Información obtenida de MiSalud@Anthem 

Footer Links:

©2005-2014 copyright of Anthem Insurance Companies, Inc.

Anthem Blue Cross and Blue Shield is the trade name of: In Colorado Rocky Mountain Hospital and Medical Service, Inc. HMO products underwritten by HMO Colorado, Inc. In Connecticut: Anthem Health Plans, Inc. In Indiana: Anthem Insurance Companies, Inc. In Kentucky: Anthem Health Plans of Kentucky, Inc. In Maine: Anthem Health Plans of Maine, Inc. In Missouri (excluding 30 counties in the Kansas City area): RightCHOICE® Managed Care, Inc. (RIT), Healthy Alliance® Life Insurance Company (HALIC), and HMO Missouri, Inc. RIT and certain affiliates administer non-HMO benefits underwritten by HALIC and HMO benefits underwritten by HMO Missouri, Inc. RIT and certain affiliates only provide administrative services for self-funded plans and do not underwrite benefits. In Nevada: Rocky Mountain Hospital and Medical Service, Inc. HMO products underwritten by HMO Colorado, Inc., dba HMO Nevada. In New Hampshire: Anthem Health Plans of New Hampshire, Inc. In Ohio: Community Insurance Com pany. In Virginia: Anthem Health Plans of Virginia, Inc. trades as Anthem Blue Cross and Blue Shield in Virginia, and its service area is all of Virginia except for the City of Fairfax, the Town of Vienna, and the area east of State Route 123. In Wisconsin: Blue Cross Blue Shield of Wisconsin ("BCBSWi"), which underwrites or administers the PPO and indemnity policies; Compcare Health Services Insurance Corporation ("Compcare"), which underwrites or administers the HMO policies; and Compcare and BCBSWi collectively, which underwrite or administer the POS policies. Independent licensees of the Blue Cross and Blue Shield Association. ® ANTHEM is a registered trademark of Anthem Insurance Companies, Inc. The Blue Cross and Blue Shield names and symbols are registered marks of the Blue Cross and Blue Shield Association. Use of the Anthem Web sites constitutes your agreement with our Terms of Use